Hortofrutícola

El subsector hortofrutícola canario es amplio y diverso; la hortaliza por excelencia es el tomate, mientras quhorticultura2e el símbolo de la fruticultura es el plátano. Ambos cultivos, dada su relevancia, se tratarán por separado.

Otros productos importantes para la exportación son las hortalizas: pepinos, calabacines, cebollas, tomates cherry, pimientos y berenjenas; y en cuanto a frutas: manzanas, aguacates,  peras, sandías y melones. Para el mercado local, además de los anteriores, destacan las lechugas, zanahorias, habichuelas y papayas.

Este sector se puede definir como bastante profesionalizado, aunque basado fundamentalmente en estructuras productivas minifundistas, lo que se traduce en altos costes de producción. Otros problemas se derivan de la falta de modernidad en las estructuras productivas y comerciales, además de la dispersión de la oferta, que limita su capacidad para fijar los precios y repercutir en la renta de los agricultores.horticultura1

Es de destacar el apoyo institucional a la producción, que se concreta en las ayudas a las producciones locales recogidas en el POSEI. Aún así, se necesita un respaldo más decidido de las Administraciones Públicas en lo que se refiere a controles fitosanitarios, dada por la debilidad de este sector frente a la introducción de nuevas plagas, así como frente a las importaciones fraudulentas. Asimismo, se hace necesario emprender campañas de promoción de las producciones locales.

Actualmente, el subsector hortofrutícola puede considerarse en crisis. Las exportaciones disminuyen año tras año: en 2009, se exportaron 136.839 toneladas de frutas y hortalizas, frente a las 145.843 t de 2008, y las 183.346 t registradas en 2007. Todo esto determina la progresiva disminución de la participación del sector en el PIB; por eso, deben plantearse medidas “dfruta6e choque” que eviten que se continúe con esta tendencia al retroceso, y pueda iniciarse una recuperación.

Entre las principales reivindicaciones del sector figuran medidas sociales, financieras, de modernización de las explotaciones y de prevención y gestión de crisis, así como medidas relacionadas con los acuerdos comerciales entre la UE y terceros países, complementadas con controles aduaneros eficaces, que garanticen el cumplimiento de estos acuerdos, especialmente en cuanto a los precios mínimos de importación y el pago de los derechos arancelarios se refiere.

fruta2